Desarrollo

Esta semana seguramente ya se te han pasado los malestares y los constantes vómitos, que aunque se llamen matutinos, algunas mujeres los padecen las 24 horas del día.

Muy pronto se te empezará a notar la barriguita y ya será obvio que estas esperando un babé, Aún es muy pequeñito, pero ya está completamente formado. Te ayudamos a despejar las posibles dudas que te surjan a lo largo de este maravilloso proceso.

Ya estás de lleno, dentro del segundo trimestre. Tu bebé mide entre 7 y 8 centímetros y pesa más o menos unos 14 gramos.

Al estar ya completamente formado empieza a experimentar, con las manos y succionando, como más adelante hará con tu pezón para amamantarse.

Cambios en tu cuerpo

Si todavía no has engordado mucho, deberías haber cogido un peso máximo de 2 kg, teniendo en cuenta que la mayor parte del peso será líquido.

Los cambios hormonales por los que las mamá pasan tienen como consecuencia que retengamos muchos más líquidos de lo normal, esto es causado por un desequilibrio hídrico.

Uno de los principales síntomas de estos desequilibrios es la hinchazón de tobillos. Algunos consejos para reducir y aliviar este tipo de retenciones son:

  • Reducir la sal en las comidas.
  • No estar sentada por más de 2 horas seguidas.
  • Evitar ponernos pantalones demasiado estrechos.
  • No usar tacones demasiado altos.

Puede ser que también sigas notando cambios en tus senos, como por ejemplo que los pezones y aureolas se vayan oscureciendo, por un mayor flujo sanguíneo.

Las venas superficiales podrán empezar a ser más pronunciadas.

¿Te notas congestionada?

Bueno pues como no, las hormonas siguen siendo culpables de esto también. Causa que todas las membranas mucosas, como las de tu nariz tengan más secreciones.

El volumen de sangre también nos aumenta, lo que nos causa una hinchazón general, incluyendo nuestra nariz y vías respiratorias, por eso puedes tener la sensación de falta de aire, ya que nuestro bebé nos pide un 20% más de oxígeno.

Aunque es muy molesto que nos pasemos la mayor parte del tiempo con un pañuelo, es de lo más normal.

Aunque todavía nos falte mucho para tener a nuestro pequeño en brazos, nuestro pecho ya ha comenzado a producir calostro, un fluido lleno de nutrientes para alimentar al bebé en sus primeros días de vida. Este líquido aparecerá antes de la subida de leche.

Por otra parte, hay muchas mujeres que no saben si pueden mantener relaciones sexuales, todo por pensar que el bebé puede salir perjudicado.

Pues bien, quitaros los falsos mitos, el bebé para nada sale perjudicado, es más, es beneficioso que los papás mantengan relaciones, porque el estado psicofísico de la mamá, después de mantener relaciones, repercute positivamente sobre el embrión.

Así que si tu embarazo va bien y no tienes síntomas desagradables que hagan que no tengas ganas, libera tranquilamente toda tu sexualidad y disfruta ahora que puedes.

Preguntas Frecuentes

¿Puedo teñir mi cabello durante el embarazo?

Aunque es una creencia bastante extendida, no existen estudios que demuestran que los tintes para el cabello tienen consecuencias dañinas para las mujeres embarazadas, principalmente porque no se han realizado este tipo de test.

Sin embargo, el consenso mayoritario dentro de la comunidad científica es que no hay mayor riesgo, pues el tinte no estará en el cuero cabelludo por suficiente tiempo como para que se absorban las sustancias químicas que tiene. Igualmente, las fórmulas con las que estos productos están hechos en la actualidad son mucho más seguras que en el pasado.

Sin embargo, si quieres ser cuidadosa, puedes usarlos luego del cuarto mes, cuando ya el bebé ha desarrollado todos sus órganos vitales y sus extremidades. Si no quieres arriesgarte, también puedes buscar tintes vegetales, champú con color o henna, todos productos sin amoniaco. De cualquier forma, debes usar guantes cuando trabajes con cualquier elemento químico durante el embarazo.